Los Osos

n medio de ese pequeño bosque se encontraba un claro con un gran pino azul en el centro, donde el Oso Tomás jugaba todas las tardes. Después de comer, Tomás le pedía permiso a su mamá para ir a jugar con sus amigos osos. Cuando estaban todos comenzaban a jugar a la mancha osos, hacían cinchadas y se trepaban a los árboles, pero lo que más les gustaba era jugar a las escondidas.
- Yo cuento! Gritó Pablo, el más pequeño de los osos café.
Todos corrieron apurados a esconderse. Pablo contó hasta 20 y volvió a levantar la voz.
- 18, 19 y 20, salgoooo.
Uno por uno fueron apareciendo, descubiertos por el astuto osito, pero Tomás, corrió y corrió sigiloso sin que Pablo lo viese y haciendo postas en los árboles y arbustos que tenía en el camino llegó al pino azul, pudiendo ganar el juego.
Día tras día los juegos se repetían mientras la primavera pasaba.
La sorpresa más grande ocurrió cuando se reunieron para jugar y descubrieron que faltaban muchos de los árboles del bosque. Con curiosidad y mucho sigilo los ositos fueron recorriendo el camino que dejaban los árboles ausentes. ¿Qué habrá pasado?, se preguntaban hasta que después de mucho caminar encontraron una construcción con muchos camiones y herramientas alrededor.
Los ositos preocupados regresaron para contarle lo que había sucedido a sus padres, que se asustaron y los retaron por no haberles avisado antes.
Los osos le contaron a sus hijitos que los hombres utilizan los árboles para las cosas más diversas y por eso talan bosques enteros cada día y que esí ponía en peligro a su hogar. Tratando de buscar una solución, fueron a ver al guardaparques, que era un hombre bueno y preocupado por la naturaleza.
Apenas llegaron, comentaron lo sucedido y luego de muchas explicaciones, idas y vueltas, el guardaparque pudo convencer a los hombres que talaban los árboles de la importancia de ese bosque para los osos y como entre todos debían volver a reforestar.
Los pequeños árboles que plantaron tardaron años en crecer y los hijitos de Tomás y los demás ositos pudieron disfrutarlos jugando a su juego preferido. Jugando a las escondidas.

Compartir este Cuento Infantil

Sobre el Autor

Alvarez, Germán, 30 años de Argentina

¿Deseas Valorar el cuento infantil Los Osos?

  • Valoración 3/5 Estrellas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5