Brujereando

Brujereando upiiiiiii! -grita desde su escoba Vilmarata, la bruja con pelo color fogata, mientras desciende eufórica en el centro del patio donde Claducia revuelve inquieta el caldero.
Vilmarata se sacude el polvo del viaje que se esparce en forma de pequeños rayitos y se acerca apurada para controlar el fuego.
- ¡Más calor, esto debe estar al negro vivo !
-Yo creo que debemos calentarlo gradualmente, sino se va a calcinar.
- ¡Que Tanto! -responde su colega, esto debe ser intenso.
Mientras ambas intentan ponerse de acuerdo, llega en briosa alfombra mágica Susanata. Ella se niega a utilizar escobas, no coinciden para nada con su personalidad, es una bruja inovadora. Comienza a hurgar dentro del móvil, saca una galera azul con forma de pajarito, se la aprieta sobre su larga melena rubia, modelo resorte y utilizando toda su fuerza saca la enciclopedia de la nueva brujería ilustrada.
Claducia y Vilmarata estan tan ensimismadas en la consideración de la temperatura del caldero que no la escuchan llegar.
- Basta chicas -habla con voz grave, ¿otra vez discutiendo? -intenta calmarlas.
- Es que está exagerando con el calor -se queja Claducia a la cual le comienzan a caer gotitas verdes de desperación por la frente.
- ¡Ésta siempre con medias tintas! -se enoja Vilmarata. Sin un buen fuego no obtendremos el resultado deseado.
-Tal vez esto ayude, miren lo que descubrí. Estas fórmulas son distintas, prometen otro tipo de alquimia -dice Susanata abriendo el gran libro.
-¿Y ahora que hacemos? -pregunta Claducia, mientras se acomoda un mechón medio húmedo debajo de su nuevo bonete fucsia .
-Agreguémos ya los elementos, antes que se enfrie el brebaje...
Así lo hacen. Echan en el caldero miles de letras mayúsculas y minúsculas, comas, puntos, todos los signos de admiración que encuentran, algunos signos de pregunta, si hasta le añaden puntos suspensivos. Todos juntos alcanzan su máximo grado de ebullición.
Y allí se las ve, sentadas en un bar, lapicera en mano. ¿Quién puede imaginar lo que hacían hace un rato?

Compartir este Cuento Infantil
Autor de este cuento infantil

Sobre el Autor

Claudia Samter, de Argentina

Valorar este cuento corto infantil

¿Deseas Valorar el cuento infantil Brujereando?